TRADUCIR ESTA PÁGINA

Inicio

martes, 27 de septiembre de 2011

ROSH HASHANÁ

REUTERS
FELIZ AÑO 5772 AL PUEBLO JUDÍO

domingo, 25 de septiembre de 2011

SONIDOS DEL CORAZÓN, MUSICOTERAPIA


Periódico 20 minutos
Su clave, los sentimientos. No sólo afecta al cerebro ,la  música son ondas vibratorias de carácter físico que se introducen en nuestro cuerpo, no sólo por nuestros oídos, por eso la musicoterapia es efectiva incluso en personas sordas. Su objetivo no es curar sino proporcionar calidad de vida y de salud física, social, comunicativa,, emocional e intelectual de muchas personas, enfermas y también sanas. La musicoterapia se viene estudiando desde los años 60 y hoy en día es una de  las terapias más usadas.

jueves, 22 de septiembre de 2011

OTOÑO, LA ESTACIÓN DEL CAMBIO, DE LA RENOVACIÓN

El otoño llega cargado de aromas, de sueños y de hojas doradas. Hojas que al caer nos muestran la decadencia hermosa de la vida. Cuando cada una de ellas llega  al suelo nos da la posibilidad de contemplar mejor el cielo con ese intenso color de la renovación. Ana Valentín.

domingo, 18 de septiembre de 2011

LA HACIENDA

Antigua hacienda Victoria, Venezuela.

Micaela estaba allí. Como cada tarde. Su mecedora, la misma de siempre. Espaciando a sorbos la vida y frente al mosaico oculto del mundo, porque para ella el mundo era ese, el suyo. Lo demás formaba parte de un pasado donde los recuerdos se agolpan en su memoriaSu personal historia aparece invisible a todos cuanto la rodean tratando de perseverar ese imposible retorno a la ignorancia para no emborronar su mundo, pues desea conservarlo así.A diario se encuentra en ese limbo de algodón que separa la vigilia del sueño, jugando a imaginarse estar en aquel día de verano en el que llegó a la Hacienda.
"Hacía calor y estaba cansada y en sus manos inocentes traían muchos sueños. En su mirada la transparecia de ese interrogante del saber llamado curiosidad. Jugando a imaginar las mil caras de la luz y aprendiendo a conocerse mejor en el centro de toda aquella inmensidad.
Allí su corazón fué conquistado una mañana entre las cajas de madera de un almacen de tomates donde trabajaba. Al poco tiempo ya no caminaba sola pues sus pasos tenían compañia. Era la aparcera y año tras año desempeñó su misión junto a la de ser esposa, madre, pero sobre todas las cosas, mujer. Y como tal siempre arañaba unos momentos de su descanso para reunirse con sus amigas, aparceras también, y sentarse a coser algunos trozos de tela y hacerse un vestido para las fiestas. Aún así conseguía ahorrar un trozo de la misma para hacerle una blusa a su chica, la más vieja, y un pantalón para el pequeño. Aparcera, siempre lo suficientemente fuerte para trabajar por eso su padre la trajo aquel día de verano a la hacienda con el fin de que se labrara un futuro. Abnegada y espiritual, tratando de inculcar a sus hijos los valores de la vida a pesar de no entenderlos bien. Ahora, frente a esa inmensidad se reconoce en cada flor, en cada rincón, en cada árbol. Los recuerdos fluyen de sus ajadas manos como ramas secas en el devenir de los días. Recuerda con especial nostal el día que recibió la visita de Daniel, el nieto mayor de su tío Antonio que partió para  América y no le volvió a ver. Todos siguen junto a ella aunque no estén aqui. La hacienda se ha quedado como un pueblo fantasma a merced del viento. En ella siguen vivas sus voces, sus ruidos, sus olores. La casa que que su padre le dejó al morir y que fué el escenario de su propia vida. Cada día se despierta con la esperanza de verle aparecer por allí. Siempre esperará en su mecedora, la de siempre. Aquella que un día su abuelo compró a su abuela el día que se casaron. Suena el timbre y se anuncia que el horario de visitas ha terminado. Por los pasillos el ir y venir de los visitantes hace presagiar que, una vez hayan cruzado la berja del jardín, dejarán atrás todo este mundo de recuerdos, de ausencias, de memorias y también de personas oculto tras un velo empapado y gris. Una mano amiga ayuda a Micaela a levantarse de su mecdora y caminar.  El sol de otra tarde se resiste a abandonarla bañando de tibieza su ausente mirada. Ana Valentín.

miércoles, 14 de septiembre de 2011

VILLANDRY, DE ESPAÑA AL VALLE DEL LOIRA

Cuando viajamos hasta el Valle del Lorira, en la Bretaña francesa todo un mundo de esplender se despliega frente a nosotros. Inmensas mansiones que en su día albergaron a familias enteras y todo su séuito. Jardines y fuentes queremarcan la sintonía de una época grandiosa donde el buen vivir se hacía gala de los acontecimientos paralelos a la corte. Historias y romances que aun hoy demabulan por los pasillos de los grandiosos castillos y que escodían  secretos , cuentos y leyendas.  En 1906 Joaquin Carvallo, un médico español  de Don Benito (Badajoz)  compró  con la fortuna de su esposa el castillo de Villandry, a orillas del río Cher un de los los afluentes del río Loira.  Cien años después sus jardines renancentistas son los más visitados de Francia. El castillo fué construido por Juan el  Bretón secretario de estado de Francisco I, el rey francés que tantas guerras libró con Carlos I de españa. Pero la verdadera clave de Villandry fué la contratación de dos paisajistas andalces Antonio Lozanao y Javier Winthysen  que imprimirían a los jardines el aire morisco y español. Son numerosas las parcelas en las que están dividio  y cada una de ellas es un jardín independiente cuyos nombres van desde  "Jardín ornamental" "Jardín del Agua" "Jardín de las hierbas" donde se recopilan todas las diferentes plantas medicinales. Un largo etcétera que concluye con la visita al palacio. Un paseo en el tiempo donde todo goza de armonía y buen gusto. AnaValentín.

AYER, HOY, MAÑANA



Un "HOY" bien vivído hace que cada "AYER" sea un sueño de felicidad y cada "MAÑANA" una visión de esperanza. Te mereces toda una vida de "MAÑANAS" preciosas.

UN ANACARDO DE GRANDES DIMENSIONES


Brasil es una país lleno de contrates que siempre atrae la mirada de los curiosos. Un día alguién descubrió, en Pirangi del Norte éste hermoso ejemplar de anacardo de 8.500 metros cuadrados de diámetro y entrtró en el Libro Gunness. Se ha convertido en un atractivo  para quien viaja hasta allí.  Pero la localidad brasileña de Pirangi del Norte cuenta además con otros motivos para ser visitada y son sus piscinas naturales en las que se encuentran corales y peces multicolores.  Ana Valentín.

¿Y DICEN QUE NO ES UN MANJAR DE DIOSES?

Desde que el chocolate existe   se ha dicho de todo, pero a todos nos gusta y siempre que podemos nos hacemos con un bombón, una tacita o si hay suerte un trozo de tarta. No hace daño siempre que lo tomemos con prudencia, pero el deseo de deslizar nuestro dedo sobre un remolino de rico chocolate como éste nos haría perder la cabeza. ¡Si los dioses se hubiesen percatado en éste delicado postre, tal vez no estarían en las alturas! Ana Valentín.

BAJO EL IMPERIO DEL CÓNDOR





El Valle del Colca es el imperio del ave rapáz más grande del mundo, "el cóndor andino". Su vuelo es como el de la brisa cuando avista alguna presa y desde lo alto del desfiladero baja en picado para atraparla. El Valle del Colca es además un lugar lleno de tradiciones, de pueblo escondidos en sus montañas, de artesanos, pastores y nómadas, que se muestran al viajero con su mejor cara; la de la amabilidad. Ana Valentín.

martes, 6 de septiembre de 2011

MARES DE ESPERANZAS

OJALÁ
Ojalá que la lluvia no se pare
sobre un mar de inmensas esperanzas,
ojalá el brillo de la rosa
no se manche de guerras ni distancias.
El vestibulo del cielo estaba abierta
a los ojso de los niños que cantaban,
con los lagos que en sus manos se proyectan
a través de la inocencia de su infancia.
Ojalá los hombres no se envidien
y las velas en el mar pinten mañanas,
ojalá que en las nubes permanezcan
las sonrisas de una vida plena y mansa.
No escuchemos el clamor del desvarío
ni intentemos ocultar tanta desdicha,
la palabra fué creada para el hombre
y el temor tan solo engendra más codicia.
Ojalá las golondrinas vuelen libres,
ojalá que las pistolas queden mudas
solo el viento de poniente surque el cielo
y el sonido de la vida nos despierte. Ana Valentín.